La siembra, elemento contra el cambio climático

27
ene
2020

‘La Gran Bellotada Ibérica’ y ‘El Bosque de la Escuela’ pretende concienciar a Palencia de la importancia de la naturaleza para luchar contra los problemas medioambientales y la pérdida de biodiversidad

La deforestación, desertificación y la pérdida de biodiversidad se identifica como uno de los problemas ambientales globales y una de las principales consecuencias del cambio climático. En consonancia, la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático reconoció las medidas de los actores no gubernamentales, al invitar a que incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima

diversidad deforestacion

Entre esas acciones sostenibles destaca ‘La Gran Bellotada Ibérica’ y ‘El Bosque de la Escuela’, de la mano de la Red de Escuelas para la Sostenibilidad y con el apoyo y la colaboración de la Diputación de Palencial. La técnico de Medioambiente de la institución provincial, Beatriz Román, explica a la Agencia Ical que el centro educativo Las Rozas, de Guardo, fue el primero que se sumó a la iniciativa en la provincia, pero tras él un total de 14 centros solicitaron la adhesión, a través de la red sostenible, para contribuir con esta actividad educativa a "la recuperación y mejora de la biodiversidad".

Román detalla que el programa consiste en "invitar a las familias, al igual que a los centros, a salir a buscar bellotas y organizar, posteriormente, una plantación en los entornos del pueblo o del colegio". Además, los ayuntamientos ceden terrenos y espacios para su realización.

Programa ambiental

La iniciativa sostenible pretende implicar a toda la comunidad educativa, en especial a los alumnos, en la identificación de los problemas medioambientales del colegio. Se intenta que "sean los escolares, junto a las familias los que aporten las soluciones al conectar los problemas de su entorno con otros aspectos medioambientales de mayor calado", apunta la asistente técnica del Programa Escuelas para la Sostenibilidad de la Diputación de Palencia, Esther Benavente.

Benavente, que asiste a todos los centros donde se imparte la formación natural, destaca que "es una actividad puntual que se ha lanzado para celebrar el Día Internacional de la Educación Medioambiental", localizado en el calendario todos los 26 de enero. Tal es así que, a partir de ‘La Gran Bellotada’, "se anima a realizar la plantación como contribución para reducir los efectos del cambio climático y la desertificación", asegura.

La manera de replantar y sembrar, con familias y alumnos, se convierte en "un implicación comunitaria". Además, recalca que "para evitar la falta de flora en ciertas zonas, la Diputación de Palencia facilita una serie de plantones procedentes de sus viveros propios".

Las acciones ecológicas y de concienciación producen grandes beneficios, gracias a un alto nivel de biodiversidad, la cual provee alimentos, medicamentos, recursos y energía para asegurarla supervivencia de humanos, animales y plantas. A mayores, garantiza servicios imprescindibles, como la regulación de la calidad del aire y del clima, la purificación de las aguas, el control de la erosión y de los desastres naturales o la polinización, según Fundación Biodiversidad.

El proyecto no cesa ahí, dado que, por su parte, el ingeniero de Montes y director de la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid en el Campus de Palencia, Juan Andrés Oria de Rueda, complementa la iniciativa con la charla 'Nuestros amigos los árboles contra la contaminación, la erosión y el cambio climático', donde explica al alumnado la importancia de y características del bosque autóctono, y su contribución como sumidero de carbono en la lucha contra el cambio climático.

Nuestros amigos los árboles

A mayores de cuestiones de un ámbito más teórico en el aula, Oria de Rueda subraya a Ical que "se potencia la proximidad de los árboles que se localizan en la zona, al no ser necesario tener que desplazarse a ubicaciones más lejanas". Puntualiza que, en ocasiones, "los chavales no se dan cuenta del tipo de árboles que tienen cerca o incluso no les dan la importancia necesaria".

Por ello, los paseos y las nociones prácticas por los aledaños de cada centro educativo sirven para "valorar esa riqueza". Además, desde un ámbito más personal, se pretende que "se conozca y entienda la existencia de cada especie, sin necesidad de que existan grandes bosques", afirma.

Explicar la proximidad de esos árboles del pueblo y del patio del colegio sirve para que el alumnado "aprecie mucho más la naturaleza y la biodiversidad". El ingeniero de Montes detalla que "los niños agradecen estas explicaciones, por lo que poder fomentar la pasión por ámbitos del entorno se convierte en uno de los aspectos más positivos de la actividad, siempre vinculado con la educación ambiental, y la plantación de bellotas, piñones u otro tipo flora".

Juan Andrés Oria de Rueda explica que el objetivo fundamental de la actividad es que los chavales "se apasionen por la naturaleza, y que puedan ver que se pueden hacer muchas labores en ella, como la siembra". Con ello se analizan las plantaciones de la zona, aunque, reconoce que "hay mucho nivel entre los escolares, incluso desde edades muy tempranas".

Tal es así que muchos de ellos hablan de experiencias propias, como ir a recoger setas con los abuelos. Aclara que se ha quedado "agradablemente sorprendido", aunque añade que "la culpa la tienen todos los sectores implicados en la enseñanza, como es en particular la Diputación de Palencia, al promocionar muchas actividades en relación con las setas y la naturaleza, una colaboración ejemplar".

 

 

FUENTE: ICAL 

Tags:

Clima, Naturaleza,